sábado, 23 de junio de 2018

¿Utilizar o no el lenguaje inclusivo?

Todos estamos de acuerdo en que existe algo que se llama economía del lenguaje (tratar de decir lo máximo posible con la cantidad mínima de palabras) y por lo tanto decir "chicos y chicas" se puede tornar tedioso a la larga, también que el masculino en el español engloba al femenino cuando decimos "Hola chicos" y entonces palabras como "presidenta" no podrían existir, pero también es cierto que la lengua evoluciona, no es estática. Ya de Saussure nos hablaba de SINCRONÍA (el estudio de la lengua desde un punto de vista estático, realizando un corte temporal y determinando cuáles son las pautas que en ese momento estructuran la lengua) y DIACRONÍA (el estudio de la evolución de esta en el tiempo, centrandose en investigar de qué forma se modifican los signos de las palabras, aparecen nuevos y otros se vuelven arcaicos) en su curso de lingüística general en 1916. Pensar que una lengua debe permanecer estática es ridículo, no solo porque las personas hablantes de estas comunidades lingüísticas evolucionan y NO SON ESTÁTICAS, sino porque la evolucion de la lengua es lo que hace que hoy hablemos español y no latín vulgar, por ejemplo.


Es importante, además de entender la diferencia entre sincronía y diacronía, entender que la lengua evoluciona querramos o no, que los sustantivos que se flaxionan en género son aquellos animados, como perro/a, chico/a, profesor/a, pero cómo dijimos antes existe la economía del lenguaje, entonces ¿Como podemos mantener la economía del lenguaje sin que la visión patriarcal del mundo nos controle, incluso, desde el idioma? Acá nace el lenguaje inclusivo, como todo en la vida, no existen blancos o negro, y no todo es femenino y masculino. Hay palabras cuyo género es inherente como mesa, pero es cierto que aquellos sustantivos cuyos géneros no son inherentes deben evolucionar con la lengua y la sociedad en la que existen. Entendiendo que nuestra sociedad actual ya no sólo se divide en mujeres o varones, sería inútil seguir ejerciendo esa diferencia tan marcada desde el lenguaje.

Morfológicamente hablando, el lenguaje inclusivo estaría proponiendo una variación en los sufijos léxicos, quienes se encargan de la información gramátical, pero sólo en aquellas palabras cuyos géneros no son son inherentes; es decir, que el lenguaje inclusivo no va a comenzar a cambiar todas las "o" y "a" de cada palabra por la "e". ¿porqué digo "e" y no "x"? En este momento, desde la comunidad lingüística, estamos creando las reglas para la existencia de este lenguaje inclusivo por lo que no existe todavía una regla clara sobre si "e" o "x" y se trata de una convención, que como sociedad nos declinemos sobre una u otra opción; de la misma forma, mientras algunos comentan se preguntan por qué la "e" y no la "i", respondemos lo mismo, se trata, como la lengua misma, de una convención social.

Entonces, si la lengua es una convención social ¿Porqué estamos tan empecinados en cambiarla? Porque esta convención social sólo favorece a la idea de patriarcado, a la idea de que el hombre se hace cargo de la mujer (porque el masculino en plural engloba al femenino), es elegir una mirada sobre otra, es seguir reproduciendo una idea de mundo que ya no nos pertenece como sociedad. Es seguir acallando al rol de la mujerer, es seguir poniendola por debajo de la masculinidad, es seguir dividiendo y prestableciendo lo que es "femenino" de lo masculino.

Cuando hablamos del lenguaje inclusivo, entonces, no degeneramos una lengua, la usamos a nuestro beneficio; cuando como sociedad luchamos por la igualdad de derechos entre mujeres y hombres, esa lucha se tiene que ver reflejada, y nosotros la reflejamos en la lengua, que es con lo que nos comunicamos. Hablar de lenguaje inclusivo es entender esta lucha.

jueves, 26 de abril de 2018

Y ojalá esto fuera un sueño.

No habrían habido
drogas
ni puchos
ni excesos.

No habrían pasado tantas
tantísimas
cosas que querés borrar,
que queremos borrar.

Hubieras crecido,
madurado,
pero habrías sido otra persona,
tal vez muy distinta,
y la vida te hubiera cuidado más,
pero no serías vos.

Duele.

Duele mucho saber que
todo ese dolor
que sentiste,
ese vacío,
te llevo a esas deciciones
de
mierda,
pero también te hace a vos.

Ese dolor que no te dejo nunca,
ese dolor que sentiste,
que sentís,
te hizo ser compasivo,
bueno,
amable.
Te hizo ser vos,
y por ser vos es que te amo.

Pero lo que más duele,
lo que más me duele,
es que tengas que aprender
a
partir
de
más
DOLOR.

domingo, 22 de abril de 2018

Y tus ojos cerrados me dicen que me querés
Y tus ojos abiertos me desconocen
y me dicen que me odias
Y tu alma me dice que me amas
Y yo se que ese es el efecto de las drogas
Y que ni el amor ni el odio
Puede contra tu adicción.

viernes, 20 de abril de 2018

Y ese nudo en la garganta, 
ese 
que sabías que estaba
pero preferías ignorarlo, 
crece.
Crece descomunalmente 
no 
te 
deja 
respirar. 
No te deja seguir con tu vida.

Pero, claro,
¿Cómo seguís adelante
con este peso en el corazón?

Y ese nudo, que antes
sólo estaba ahí
sin hacer nada
hoy se convierte
en todo lo que te pasa
que no podes decir
que no podes digerir
que no podes ignorar.

Y eso
que no querías ver
está ahí
y no queda otra que
enfrentarlo.

lunes, 1 de mayo de 2017

Cuando se prende la luz, la gente se disipa, la música se diluye y el alcohol abandona tu cuerpo.
Cuando ya estás solo, acostandote, cuando el amanecer esta en su punto de extasis; ahí ¿te sentís feliz con vos mismo?

viernes, 28 de abril de 2017

Éxitos. Que tu vida se llene de éxitos, porque la suerte llega por el azar; pero los éxitos
por que te lo mereces, porque has trabajado duro, porque realmente lo buscaste.

Por eso no te digo suerte. Por eso te deseo éxitos.

La estructura como filosofía de vida.

martes, 4 de abril de 2017

jueves, 30 de marzo de 2017

Ella
tiene dos caras.
Como la luna.

Es fortaleza y debilidad
es alegría y tristeza
es comerse el mundo
y es el mundo comiéndosela a ella.

Es caos
es control que lleva al descontrol.

Ella es muy ella.
Me explico:
es muy suya,
y se comparte con muy pocos.

Poema de Paula Pastor

miércoles, 29 de marzo de 2017

¿Cuanto estás dispuesto a arriesgar?

Mariposas

Un día
tenés mariposas en la panza
y te despertas con el roce de una pierna
ajena,
con una carcajada estrepitosa
que no salió de tu garganta,
con dos tazas de café
sobre el mostrador de la cocina,
o con dos copas de vino vacías
que reposan desde la noche
y que esperan ser lavadas.

Y un día
la casa se llena de amigos
y vos
de un vacío existencial.

Las mariposas se fueron.

Y el tiempo pasa
y el cementerio de mariposas
renace
cómo el fénix.

Y todas ellas vuelven a revolotear,
libres,
porque esa es su escencia.

Ahora
otros dedos te tocan,
otras piernas te rozan.
Y las mariposas
impolutas
no se quieren ir.

lunes, 27 de marzo de 2017